¿Cómo puedes calcular el tipo de interés?

Estimar el tipo de interés siempre conlleva un poco de cálculo que puede resultar complicado para quienes no están versados en estos temas matemáticos. Hay varios factores que influyen en el tipo de interés de un préstamo pero empecemos por lo básico:

¿qué es el tipo de interés? En corto, es lo que vale el dinero. Todos los bienes tienen un precio y un valor a lo largo del tiempo, por ejemplo, un piso se alquila en función de su valor mensual. Lo mismo sucede con el dinero, que se puede “comprar” o “alquilar” mediante préstamos.

El precio del dinero

Para que la actividad de prestar dinero sea rentable debe generar beneficios. Los tipos de interés son los responsables de estos ingresos. Hay dos formas de determinar el interés: fijo y variable. Como el nombre indica, el primero es un valor establecido mientras que el segundo va cambiando a lo largo del tiempo. El interés variable garantiza a las entidades que los ingresos no serán inferiores a sus gastos mediante lo que se llama Euribor.

En el pasado, la diferencia entre estos dos tipos de intereses era más notable. La tendencia era que los intereses fijos fuesen más elevados para asegurar que se cumplía la condición de que los ingresos superasen a los gastos.

Por otra parte, el interés variable era más económico. Sin embargo, a día de hoy esto ha cambiado mucho y ya no hay una diferencia notable. La ventaja para el cliente es que conoce lo que pagará cuando el interés es fijo mientras que apuesta por ahorrar a largo plazo mediante un interés variable.

Interés simple y compuesto

Además, hay que tener en cuenta cómo se calcula el interés tanto en los minicréditos gratis como en cualquier tipo de préstamo. El simple solo tiene en cuenta la cantidad inicial de dinero mientras que el compuesto “recalcula” el interés tras cada etapa de amortización (mensual, trimestral, semestral, etc.). Lo habitual es que el interés compuesto es lo que se aplique a un préstamo, ya que es un cálculo más realista sobre cómo varía el precio del dinero a largo plazo.

Esto complica un poco más lo de echar las cuentas a mano pero por suerte recibirás una hoja que explique los intereses y pagos cuando te acepten un préstamo en una entidad, así podrás repasar todas las mensualidades con solo un vistazo a menos que el interés dependa del Euribor (aplicable a hipotecas, por ejemplo).

TIN y TAE

No debemos olvidar el tipo de interés nominal (TIN) ni la tasa anual equivalente (TAE). El primero representa los intereses que la entidad cobra sobre la cantidad prestada mientras que el segundo da cuenta de lo que al cliente le cuesta el préstamo realmente. En otras palabras, el segundo de estos porcentajes es el que más te interesa conocer si quieres calcular el tipo de interés de tu préstamo.

Por suerte, este porcentaje se suele indicar en las condiciones de un préstamo y podrás verificarlo en la hoja de mensualidades que se te entregará.

Última actualización: 7 enero 2021 por Minicredits

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *